Genética Espiritual – 00 Paquete Completo

$USD 80.00

Igual que heredamos color de ojos, de pelo y de piel, heredamos bendiciones y maldiciones a nuestros descendientes. Somos como los árboles que dejan caer la semilla para que surja otro árbol, y el árbol bueno produce fruto bueno y el mal árbol, fruto malo. Hay cuatro pecados que claman al cielo y que dejan mayor tara generacional que es la herencia de maldición hasta cuarta generación. Estos son el homicidio, la opresión al huérfano y a la viuda, el sexo aberrante e incontinente y arrimarse a prácticas esotéricas.